Al momento
Inicio » Chiapas » Ante un panorama desolador, es urgente la unión de los mexicanos por el futuro de nuestra Patria.

Ante un panorama desolador, es urgente la unión de los mexicanos por el futuro de nuestra Patria.

Franklin Campos Córdova
10 de Julio del 2020. El COVID-19 es la pandemia mundial en la que se debaten entre la vida o muerte miles de millones de seres humanos en el mundo. Lo que marca la diferencia entre unos y otros es la situación socioeconómica de cada país en que habitan, así como las políticas en salud y estrategias de los gobiernos para atender y salvaguardar a sus pobladores. Bajo esta óptica, en el caso de México, estamos indefensos, pues al gobierno federal le ha quedado muy grande, también,  el problema de la pandemia; y las reacciones no se han hecho esperar pues, en general, la ciudananía ha manifestado tanto en redes sociales como en comentarios cotidianos que “somos gobernados por el peor hombre en la más difícil situación”, incluso el clamor popular expresa todos los días que “hay una despreocupación total del gobierno y del presidente respecto a la salud de los mexicanos”; en este sentido, diferentes sectores, incluso con intereses de clase marcadamente distintos coinciden en que hoy vivimos todos las consecuencias de un mal gobierno.  La evidencia de ese sentir popular está latente en casos concretos que se han dado a conocer en la propia prensa local y nacional, solo por poner un ejemplo: hace menos de dos días, en Chiapas, una mujer perdió la vida justo en la puerta principal de la Clínica de Atención Respiratoria COVID-19, ubicada en el municipio de Tapachula, luego de esperar durante varias horas para ser atendida. Esto es una muestra palpable de la insuficiencia hospitalaria que sufre el sector salud, que al inicio del gobierno de AMLO fue utilizado para consolidar su permanente campaña política, pues recorrió al país en eventos masivos en los que recordemos que fue precisamente el presidente quien, en un afán de protagonismo, desestimó a este sector para promover e instrumentar un improvisado programa (INSABI) que, a dos años de gobierno de la 4T, no acaba de consolidarse; pero aun así, de entrada, se desmanteló al sector salud, de por sí insuficiente, recién llegó a la presidencia.  Hoy vivimos en carne propia las consecuencias de otro mal gobierno.  La desigualdad en México crece, mostrando un rostro cada vez más cruel y mezquino hacia la clase trabajadora e indígenas del país, a quienes se les vendió la idea de que ahora sí las cosas serían distintas con un lema vacío pero muy eficiente para la mercadotecnia política: “primero los pobres”, de éstos, en México habemos cien millones, y en Chiapas se concetran ¡más de cinco millones!.  Al desvirtuar y desaparecer al Seguro Popular, el gobierno de la 4T dejó sin atención sanitaria a millones de mexicanos, y hoy se viven las desastrosas consecuencias de una política fallida, pues con la pandemia del COVID-19, la gente sana se tiene que aprender a cuidar sola, y, por otro lado, mucha de la que ha caído en las garras de esta enfermedad muere, incluso en las puertas de los pocos hospitales habilitados para atender la pandemia, pues  AMLO, al sacudirse la obligación constitucional de garantizar la salud como un derecho humano fundamental para todos los mexicanos, ha dejado a millones fuera de combate, ya que muchos tienen padecimientos crónicos como hipertención, diabetes, cáncer, obesidad o desnutrición, etcétera, los cuáles son factores de riesgo ante el COVID-19. Pero esto ni lo reconoce ni lo ve la 4T, pues las declaraciones controversiales ante el país y el mundo hablan por sí mismas:  en marzo, desde la mañanera se dijo: “estamos preparados para enfrentar el coronavirus” (al día de hoy se cuentan 282,283 casos confirmados),“No es, según la información que se tiene, algo terrible, ni fatal” (México reporta 33,526 defunciones), y esta perla: “La política es un noble oficio, pero no sé saber de epidemias, de virus, yo de eso no sé, no soy ‘todólogo’, no soy sabelotodo y es un asunto muy serio como para estar opinando sin conocimiento» (¡!). Esa es la visión de la 4T, expresada por el propio presidente.  Sin duda el problema es grave y avanza, pues en los últimos días Chiapas ha registrado un incremento en el número de contagios de COVID-19. De acuerdo con las autoridades sanitarias del gobierno federal, hasta este martes 7 de julio, en el estado hay 5 mil 20 casos acumulados de coronavirus, 659 defunciones y 310 casos activos, y a nivel nacional el último reporte indica que hoy, 10 de julio, se sumaron 7 mil 280 nuevos casos, y 730 defunciones en las últimas 24 horas, lo que nos coloca, en el quinto lugar a nivel mundial de entre los países con mayor número de muertes. Por desgracia, la pandemia está evidenciando la mala política de conducción del gobierno, y, como era de esperarse, la economía está sufriendo los estragos más graves en todos los sectores.  México debe seguir trabajando para comer, en el campo se debe producir, en las fábricas los trabajadores que aún tienen empleo deben intercambiar su fuerza de trabajo por un bajo salario para subsistir,  los trabajadores informales deben ganarse la vida y buscan desesperadamente cómo hacerlo, pero también los empresarios necesitan que sus negocios prosperen y evitan caer en la bancarrota con pocas esperanzas. Triste panorama. Pero para salir del oscuro túnel en el que nos ha metido la 4T con su gobierno, hay que regresar a ver la entrada. México está próximo a vivir un comicio que será determinante para la vida pública del país, existe la oportunidad que nos da la democracia para que nuestros derechos consagrados en la Constitución no se violenten, si queremos garantizar el derecho a la salud, al trabajo, a la educación, a la vivienda, a la seguridad, y al desarrollo humano, debemos formar un frente común para encarrilar al país y evitar que lo que hoy se sufre se convierta en un conflicto social de gravísimas dimensiones.  Pero para ello es necesario compartir el sentir del pueblo, organizarlo y convocar a los distintos sectores progresistas del país a que nos sumemos en la defensa de nuestra tan lastimada Patria. 
A %d blogueros les gusta esto: