Al momento
Inicio » Columnas » Lea la Columna En la Mira de Héctor Estrada

Lea la Columna En la Mira de Héctor Estrada

¿Frenará el Senado las ventajosas reformas de reelección legislativa?
Mientras México se encontraba ensimismado en lo sucedido con la pandemia de coronavirus Covid-19, las y los legisladores de la Cámara de Diputados consumaron las reformas constitucionales a la leyes secundarias que finalmente les permitirán la reelección para mantenerse en el cargo hasta por 12 años consecutivos sin tener que pedir licencia. Las reformas a las legislaciones secundarias se habían mantenido en pausa desde hace aproximadamente año y medio, sin que se alcanzaran los acuerdos y los “tiempos idóneos” para su aprobación dentro de la actual legislatura. Sin embargo, bastaron sólo unas horas para que el bloque conformado por Morena, PT, Encuentro Social (ya sin registro) y el Partido Verde Ecologista de México alcanzaran la mayoría necesaria. Es verdad que la reforma general data de 2014, pero se había mantenido detenida debido a la falta de leyes reglamentarias que establecieran los lineamientos y requisitos para hacer posible la reelección de diputados federales y senadores. Habían pasado más de cinco años sin que se alcanzaran los consensos necesarios, pero todo parece indicar que las y los diputados vieron en la contingencia un momento “oportuno” para hacerla posible. La reforma de 2014 establece de manera textual que “las senadoras y senadores podrán ser reelectos por dos periodos consecutivos”,  mientras “las diputadas y los diputados al Congreso de la Unión hasta por cuatro periodos consecutivos, en los términos y condiciones que determine la ley”. Las leyes secundarias aprobadas por la actual legislatura tienen que ver directamente con las formas y los candados para acceder o restringir tal posibilidad. De esta manera, las y los diputados podrán hacer precampaña y campaña para buscar su reelección sin separarse del cargo; mantendrán dieta, oficinas legislativas y personal a su cargo. Si son plurinominales podrán buscar la reelección por el principio de mayoría y viceversa. Para reelegirse toda suerte de combinaciones serán posibles. Así, los legisladores de un partido podrán buscar la reelección como “independientes”. Lo anterior podría darse si renuncian al partido que los postuló o pierden su militancia antes de que se cumpla la mitad de su periodo (un año y medio, en el caso de diputados) o incluso si llegaron postulados por un partido que perdió el registro. Si son de mayoría podrán buscar la reelección por la vía plurinominal y viceversa; los diputados que fueron electos en un distrito o una circunscripción podrán competir ahora por otro distinto, “siempre que demuestren su residencia”. Los que fueron electos como candidatos “externos” o “ciudadanos” y no militen en el partido por el cual ocuparon la curul, podrán postularse a relección como candidatos “independientes” o por otro partido. Respecto a los senadores, si fueron electos por una entidad, podrán buscar de nuevo el cargo por la vía plurinominal. Así, todo legislador que busque reelegirse podrá realizar campaña y precampaña, siempre que asista a sus sesiones, pues de no ir su sanción será un día de dieta menos, sin embargo, en el periodo intermedio (intercampañas) podrán rendir “informes de gestión” con despliegue de propaganda en la demarcación territorial (estado, distrito, circunscripción) por la que ocupan el cargo. Así de bondadosas -para los actuales legisladores- fueron las reformas realizadas por ellos mismos. Si bien el precepto de “sufragio efectivo, no reelección” que dio pie a la Revolución Mexicana había quedado bastante mancillado desde 2014, la leyes secundarias reglamentarias terminaron por desechar otros candados más que regulaban los excesos en la de por si pisoteada democracia mexicana. Ahora habrá que esperar la respuesta del Senado… así las cosas. 
A %d blogueros les gusta esto: