Al momento
Inicio » Columnas » Lea la columna; Artículo Único de Ángel Mario Ksheratto

Lea la columna; Artículo Único de Ángel Mario Ksheratto

Discurso alarmista El fin de semana pasado, el presidente López soltó una bomba mediática  innecesaria, pero al mismo tiempo, profundamente perturbadora y en extremo preocupante, dada las circunstancias políticas y sociales que surgieron tras el affaire que significó la fallida captura del hijo del más poderoso capo del narcotráfico, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera. Presuponer un golpe de Estado en México, llama la atención tanto por la espectacularidad de las coyunturas, como por la irresponsabilidad del presidente, que recurre a un discurso alarmista, basando sus conjeturas en el supuesto respaldo popular en las urnas electorales, sin reparar en las causas de fondo que arrastraron a los mexicanos al hartazgo extendido, hartazgo que se sigue alimentando de los desaciertos gubernamentales actuales. Asumimos que el exabrupto presidencial, se ha derivado del encendido discurso que el general Carlos Demetrio Gaytán Ochoa, ofreció a la plana mayor del Ejército y la Fuerza Aérea del país, mediante el cual, fustigó al gobierno de López Obrador, señalándole de polarizar políticamente a los mexicanos, “porque la ideología dominante, que no es mayoritaria, se basa en corrientes pretendidamente de izquierda.” Casi de inmediato, el presidente López, en su calidad de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, anunció que no había rupturas ni en el alto mando, ni en las tropas castrenses e incluso, garantizó la libertad de expresión de los militares y defendió el derecho a la discrepancia. No hubo, ni ha habido elementos para considerar un golpe de Estado a raíz de un discurso crítico, independientemente de las razones e ideología de quien lo pronunció. Hablar de un “golpe de Estado” en México, es una irresponsabilidad absoluta, producto de la ignorancia histórica y de acomplejamientos personales que buscan un acomodo forzado en la historia del país, sin tener para ello, los méritos de Juárez o Madero, por citar a dos grandes personajes presentes en la narrativa de la autodenominada “Cuarta Transformación”. Desde hace poco más de un siglo —desde que Huerta derrocó a Madero en 1913—, no se ha registrado un golpe de Estado; por generaciones, el Ejército ha sido educado para vivir dentro de la institucionalidad, con disciplina y apego a las leyes. El mismo Porfirio Muñoz Ledo, que fue víctima de la represión del régimen priísta, ha admitido que ésta, no la llevó a cabo el Ejército, sino grupos paramilitares y cuerpos de élite de la policía secreta que operó entre las décadas de los 60’s a los 90’s. La insinuación presidencial, rompe con su discurso de unidad nacional, destruye su pretendida cohesión en las filas del Ejército y contradice su expectativa de “abrazos, no balazos”. Resulta incomprensible que mientras se rehúsa a combatir al crimen organizado pretextando evitar genocidios, convoque a la polarización social, imaginando escenarios fatídicos, vistiéndose de víctima para posteriormente, convertirse en héroe y mártir. Preocupa porque su postura, en mucho se parece a la de Nicolás Maduro en Venezuela, Daniel Ortega en Nicaragua y Evo Morales de Bolivia; la retórica de éstos, se ha convertido en el pretexto perfecto para perpetuarse en el poder, a pesar que AMLO, ha sido reiterativo en que no buscará eliminar el principio de no reelección… Sus repentinos cambios de decisiones, nos ponen a pensar en serio. ¿Qué le impediría cambiar de opinión en cualquier momento? En los países arriba mencionados, la sospecha del “golpe de Estado”, ha sido utilizada para perseguir “legalmente” a los opositores. Solo en gobiernos antidemocráticos, se habla de golpes de Estado. ¿Se trata de una admisión tácita de tal condición? ¿Es, acaso, un reto abierto del presidente a las Fuerzas Armadas? ¿Una amenaza a sus adversarios políticos? ¿Se encuentra, el presidente López, entre la espada y la pared? ¿Está, con esa irresponsable insinuación, confirmando que su gobierno es incapaz de superar todas las crisis? Para el colmo, el presidente López recomendó la lectura del cuento de “Las ranas”, del filósofo búlgaro-greco Esopo, en la se da cuenta de unas ranas que pidieron a Zeus, un gobernante, enviándoles, el dios griego, un palo como tal; inconformes con la parálisis de éste, pidieron cambio de rey y se les envío a una serpiente que terminó por devorarlos. Como analogía entre la inacción de un pedazo de madera con su gobierno, es correcta su apreciación; como visión de futuro, también preocupa. Cambiante como se ha mostrado, podría convertirse en la víbora devoradora. ¿Quién aconseja al presidente? Transitorio Varios heridos es el saldo del asalto que cometió Abigaíl Jiménez, líder de la AMOTAC, en Villaflores; entró acompañado de otros sujetos —fuertemente armados— a centros nocturnos de la ciudad, despojando de sus pertenencias a los parroquianos y destruyendo todo a su paso. Gozan de impunidad. Ocurrió la madrugada de éste domingo.
http://ksheratto.blogspot.com
A %d blogueros les gusta esto: