Al momento
Inicio » Columnas » Lea la columna: En la Mira de Héctor Estrada

Lea la columna: En la Mira de Héctor Estrada

El opulento líder de la CNTE en Chiapas

La investigación publicada recientemente por el periodista Gaspar Romero sobre el enriquecimiento de algunos líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Chiapas ha sacado a la luz una muestra de lo que durante años ha sido un secreto a voces, pero pocos se han atrevido a denunciar.

El caso del conocido miembro de la Dirección Política de la Sección 7 de la CNTE, Alberto Mirón Vázquez, parece ser la punta de un iceberg bastante grande que esconde otros casos similares de enriquecimiento sospechoso. Y es que, de acuerdo a los datos difundidos por el periodista chiapaneco, tan sólo entre 2006 y 2008 Mirón Vázquez habría amasado una fortuna de varios millones de pesos en diversas propiedades.

De acuerdo a datos del Registro Público de la Propiedad y del Comercio en Chiapas, en el lapso de tiempo antes precisado, Mirón Vázquez adquirió una serie de propiedades entre las que  destacan: un rancho ubicado en la colonia 20 de noviembre, municipio de Villa de Acala, así como dos quintas en Chiapa de Corzo llamadas “Rancho El Paraíso” y Quinta El Paraíso”.

En 2006 celebró un acto de compra de venta de una propiedad de 109.20 metros cuadrados, ubicado en la colonia Plan de Ayala por un valor de 379 mil 600 pesos, según escritura 4908 expedida por el notario número 39. En el 2011, según escritura número 17405, Alberto Mirón Vázquez habría comprado otra propiedad de 522.93 metros cuadrados con clave catastral 01-24-156-007, ubicada en la zona 1 con un valor a los 366 mil 051 pesos colonia Plan de Ayala.

Para el 2013, el profesor adquirió otra propiedad con una extensión de 4 mil 775 metros cuadrados según obra en la escritura pública 18236, expedida por la notaría número 19, y está ubicada en Finca Camino el Manguito y/o en Avenida Vecinal sin número con un valor de más de 2 millones 950 mil pesos.

Y la lista de adquisiciones continúa. El 9 de diciembre del año 2015 el profesor e integrante de la CNTE, también sumó a sus propiedades un predio de 336. 78 metros cuadrados con clave catastral 24-080-003, ubicado en Prolongación Tamaulipas de la colonia Plan de Ayala, con valor a 144 mil pesos, según la escritura 483 expedida por la notaría 186 con sede en Palenque, Chiapas.

Para el 5 de julio del 2017, agregó otra propiedad de mil 221 metros cuadrados con un valor cercano a los 800 mil pesos, ubicado en Avenida Chiapas de la colonia Plan de Ayala, según consta en escritura pública 751. Además de otra propiedad con valor de 200 mil pesos, con una superficie de 201.05 metros cuadrados, según escritura pública 757 expedida por la notaría 186.

La más reciente adquisición se realizó el pasado 15 de febrero del año 2018, con la compra de un predio de mil 293.58 metros cuadrados, con valor de un millón 500 mil pesos, en Tuxtla Gutiérrez. A lo anterior se suma una escuela privada denominada Centro de Capacitación para el Trabajo, “Instituto de Belleza y Cosmetología KAIA”, en vía de registro oficial mediante la Secretaría de Educación del Estado, entre otras propiedades más.

Lo curioso del caso es que Alberto Mirón Vázquez habría logrado semejante enriquecimiento con un salario aproximado de apenas 13 mil pesos mensuales, como profesor de Categoría “C”, dentro de la Zona Número 76, con sede en Tuxtla Gutiérrez, según consta en los expedientes de la Secretaría de Educación. ¿De dónde ha salido entonces tanta solvencia económica para llenarse de propiedades?

El conocido dirigente magisterial, y principal movilizador de la CNTE en Chiapas, es sólo un ejemplo de lo que sucede al interior de la cúpulas sindicales donde los dividendos de negociación han resultado bastante jugosos a la hora de intercambiar “favores” a costa de una base sindical añejamente utilizada para engordar los bolsillos de sus líderes convenencieros… así las cosas.

A %d blogueros les gusta esto: