Al momento
Inicio » Chiapas » Preso en huelga de hambre está delicado de salud

Preso en huelga de hambre está delicado de salud

Soel Gómez.

13 de junio del 2019.

San Cristóbal de Las Casas.- El Grupo de Trabajo No Estamos Todas No Estamos Todos reportó que este 12 de junio, el preso en huelga de hambre desde hace 88 días en el Centro Estatal de Reinserción Social para Sentenciados número 5 (Cerss), Adrián Gómez Jiménez volvió a tener complicaciones en su salud, por lo que tuvo que ser ingresado de nueva cuenta al Hospital de Las Culturas.

En un correo electrónico, el Grupo de Trabajo recordó que el pasado lunes 10 de junio había sido trasladado al hospital por segunda ocasión por dolores en el riñón y en esta ocasión fue la aparición de sangre en la orina.

“La primera vez que ingresó al hospital fue el pasado 22 de mayo, en el que tuvo que ser atendido con antibióticos por una fuerte infección causada por deshidratación. El día de ayer en la mañana (11 de junio) todavía no teníamos noticias del estado de nuestro compañero, igualmente recibimos la llamada de Juan de la Cruz Ruiz, su compañero de organización en lucha y en huelga de hambre en la  que nos expresaba su angustia ya que no había tenido información de su estado de su salud, aunque había solicitado en varias ocasiones esta información”.

Fue hasta la tarde del día 11 cuando tuvieron información sobre Adrián y recibieron este relato por parte de la hermana de Juan de la Cruz Ruiz y una amiga del preso en huelga de hambre: “Llegamos al Hospital de las Culturas aproximadamente a las 12:30 de la tarde, encontramos a Adrián en un pasillo de la zona de urgencias acostado en una camilla en la que llevaba esposado desde ayer a las 5 de la tarde y en una situación de total abandono. Anímicamente estaba muy decaído y físicamente estaba con síntomas de tener fiebre y con una vía intravenosa en la que se le estaba suministrando el medicamento con suero”.

“Había dos funcionarios del CERSS Nº5 encargados de su custodia, se les exigió que de manera inmediata le fueran retiradas las esposas y que nos argumentaran en base a que peligrosidad estaba esposado. No tenía la posibilidad ni de moverse, en una mano tenía la vía intravenosa del suero y en la otra la muñeca esposada a una camilla. Nos dijeron que eran órdenes de arriba sin especificarnos quién era ese arriba”.

Posteriormente llegó una enfermera para retirarle la vía intravenosa y decirle que ya se podía vestir, sin brindarle la menor ayuda ni para bajarse de la camilla. “Esperamos a que terminara el sangrado de la extracción de la vía y pedimos una escalera de dos peldaños para que se pudiera bajar de la camilla, ya que está estaba excesivamente elevada y él se encontraba algo mareado”.

Asimismo, cuentan que tampoco le habían suministrado agua desde su ingreso y ante la solicitud de la misma “nos hicieron salir a comprar agua embotellada fuera del hospital; primero argumentando su seguridad y después que ellos no tenían vasos. Además que ya le estaban dando de alta médica, así que ya no estaban en la “obligación” de suministrarle nada. Les preguntamos, a estas personas, si sabían que esa persona estaba en huelga de hambre y que tenía una necesidad especial de atención con agua y miel y nos dijeron que ellos no tenían conocimiento porque nadie les había informado de nada”.

Contaron que ante la falta de medicamentos, fueron a la farmacia y les dijeron que por no contar con Seguro Popular la receta tenía que estar sellada por dirección, “regresamos a que los guardias nos facilitaran el proceso del sellado de la receta con el director y nos dijeron que teníamos que esperar a que la Trabajadora Social llegara”.

Después de varias horas, por fin solicitaron el transporte para llevar a Adrián al Cerss, “cuando llegaron estas personas jalaron las manos de Adrián para esposarlo casi sin mediar palabra, él tuvo que pedir que le dejaran despedirse y poder abrazar a las personas sin estar esposado”.

“En este momento Adrián se encuentra ya en el CERSS nº5 de San Cristóbal de las Casas junto a sus compañeros en lucha. Hemos podido tener comunicación telefónica con ellos y nos dicen que Adrián pudo descansar esta noche y que todavía se encuentra muy débil y agotado por la experiencia. Suponemos, que aunque su salud empeore se lo va a pensar dos veces antes de pedir un traslado al hospital para evitar otra “experiencia” de este tipo”, concluye el escrito.

A %d blogueros les gusta esto: