Al momento
Inicio » Columnas » Lea la columna; En la Mira de Héctor Estrada

Lea la columna; En la Mira de Héctor Estrada

Los añejos vínculos entre la familia de Velasco y Obrador

27 de noviembre del 2018.

Bastante costoso, en credibilidad e imagen pública, ha resultado para Andrés Manuel López Obrador la protección desmedida brindada al aún gobernador chiapaneco, Manuel Velasco Coello. La evidente determinación para mantenerlo dentro de su círculo cercano y guardar silencio ante sus arbitrariedades en el gobierno de Chiapas se han convertido en una de las causas que hoy genera mayor decepción y hasta repudio entre quienes hace sólo cuatro meses votaron por él.

De acuerdo a la última encuesta publicada por el periódico “El Universal”, el pasado 27 de noviembre, el índice de aprobación al desempeño del presidente electo cayó de 64.5 por ciento al 55.6 por ciento, entre agosto y noviembre del presente año. Se trata de uno de los desplomes más significativos registrados dentro de los niveles de popularidad del tabasqueño desde que inició su escalada hacia la última elección presidencial.

Temas como el de la caravana de migrantes, la nueva ley de seguridad nacional y los escándalos desatados por la protección o complicidad que Morena ha brindado al controversial Velasco Coello circulan como algunas de las posibles causas en el desplome de sus niveles de aprobación popular… ¿Pero qué vínculos se esconden detrás de dicha protección desmedida?

La relación de Andrés Manuel López Obrador con Fernando Coello Pedrero, abuelo paterno de Manuel Velasco, va mucho más allá de la agonizante “gubernatura verde”. Dicen, quienes conocen mejor la historia, que la relación de amistad y gratitud tiene más de 40 años. Don Fernando Coello habría fungido entonces como benefactor y padrino de estudios del entonces joven Andrés Manuel en su natal Macuspana.

La simpatía, afinidad y amistad se fortaleció y mantuvo a lo largo de los años. El empresario Fernando Coello se convirtió en uno de los más férreos creyentes de las capacidades políticas del tabasqueño. Apoyó económicamente su carrera política en Tabasco y se mantuvo así hasta su llegada al entonces Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

Durante la campaña a la jefatura de gobierno del Distrito Federal (entre 1999 y 2000) el apoyo de Fernando Coello fue tan importante que Andrés Manuel lo terminó incluyendo dentro de su grupo de asesores. A su hija, Leticia Coello Garrido, madre de Manuel Velasco, también la hizo funcionaria dentro de la Secretaría de Turismo capitalina.

Así es, aunque pocos recuerdan el hecho, tanto el abuelo como la madre de Manuel Velasco Coello ya formaron parte de un gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, mientras el actual gobernador chiapaneco apenas iniciaba su estrepitosa carrera política como diputado local (en 2001).

Las campañas presidenciales de 2006 y 2012 no fueron la excepción respecto al apoyo de Coello Pedrero. En cada una de ellas mostró simpatía pública y brindó su apoyo económico a Andrés Manuel, aunque su nieto abanderaba campañas con el Partido Verde y el PRI, en abierta alianza con los opositores políticos del tabasqueño.

Manuel Velasco Coello nunca imaginó que la gratitud de Andrés Manuel por el añejo apoyo y respaldo de don Fernando Coello se iba a convertir en su principal carta de salvación transexenal. Jamás imaginó que aquel abuelo, alguna vez incómodo, se convertiría en su garantía de impunidad temporal o permanente. Pero, López Obrador tampoco dimensionó el costo de semejante gratitud.

A sólo unos días de que Obrador tome protesta como Presidente de México, Manuel Velasco Coello se ha convertido en un lastre demasiado pesado para un gobierno que aún ni siquiera comienza. Los abusos, el saqueo y el desastre gubernamental dejado por Velasco, que ya lo catalogan como el peor gobernador de Chiapas, son indefendibles. La indignación de pueblo chiapaneco ha rebasado las empatías por Andrés Manuel y podrían convertirse pronto en un problema a mayor escala que el tabasqueño no puede permitirse… así las cosas.

A %d blogueros les gusta esto: