Al momento
Inicio » Columnas » Lea la columna; Palabras Gordas de Noé Juan Farrera Garzón

Lea la columna; Palabras Gordas de Noé Juan Farrera Garzón

Ver para creer

“Ya somos muchos, y a la abuela se le ocurre parir”, este dicho lo podemos aplicar, cuando pensábamos que algo peor no le pudiera pasar al estado, al encargado del titular del ejecutivo, se le ocurre a él o a sus asesores, cómo demostrar no tener tacto humano ni político para poder resolver un conflicto laboral.

A quién se le ocurre resolver el problema con los burócratas con órdenes de aprehensión, se necesita ser un fascista para pretender finiquitar el tema de tal manera.

El capítulo mil del presupuesto que ejerce la administración estatal de forma anual, debe ser intocable, esto porque son los sueldos de cada una de las personas que trabaja en el gobierno del estado ya sea de base o de confianza, quizás para este gobierno verdeecologista no lo entendió así y ocupó ese recurso para otras cosas.

Por ello ahora llueven las observaciones que hace la Auditoria Superior de la Federación y que desde la máxima tribuna de la nación, se lo champlala senadora Xóchitl Gálvez al sustituto de gobernador.

Con qué cara puede presentarse Manuel Velasco Coello ante el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, cuando su “filosofía” es no mentir, no robar y no traicionar al pueblo y el Güero ninguna de las tres cumple y sino lo cree el electo, que se de una vueltecita a Chiapas y que escuche a los ciudadanos.

Pareciera que el largo brazo de la justicia le quedará corto a Velasco y nada ni nadie le podrá hacer rendir cuentas.

Lo cierto es que Velasco le dejará a Rutilio Escandón un estado incendiado y lleno de focos rojos, el mejor ejemplo son los indígenas desplazados de orden político como religioso y que desde el inicio de esta administración no se les ha atendido, es más han sido ignorados; los conflictos intercomunitarios que les gusta decirle así los funcionarios, Aldama hay más de 20 muertos, Chenalhó, Chalchihuitán, Amatán tan solo son ejemplos de lo urge que se atienda; esperando que el gobierno entrante tenga los temas a la mano para que se hagan cargo de esos temas lo más pronto posible.

Al Güero la historia lo juzgará por el pésimo gobernador que fue, claro que lo recordarán pero para mal. Todo lo contrario a lo que fue su abuelo.

De tarea

Si resulta cierto lo que publica hoy Rivapalacio, qué Dios nos agarre confesados a los chiapanecos.

A %d blogueros les gusta esto: