Al momento
Inicio » Columnas » Lea la columna: Palabras Gordas de Noé Juan Farrera Garzón

Lea la columna: Palabras Gordas de Noé Juan Farrera Garzón

Lecciones

Lo que viene realizando la base trabajadora de la burocracia del gobierno del estado de Chiapas, nos da una lección, de que solo juntos y organizados se podrán lograr los objetivos que se propongan, en este caso su demanda es el incremento salarial y demás.

El gobierno del Velasco, astuto, le apostó a dividir para vencer, por ello decidió que la elección a presidir el sindicato de los burócratas se entrampara, se fuera a los tribunales y ahí, durmiera el sueño de los justos, con el objetivo que estos no tuvieran un líder y no existiera una figura que los representara, así no poder negociar sus beneficios y derechos correspondientes.

Pin a pianitoasí se la llevó, durante todo su sexenio, lo que no contaba Velasco y sus asesores es que los trabajadores del estado, tendrían que abrir los ojos y comenzar a demandar sus derechos, a costa de lo que sea.

Fue así que comenzaron a surgir liderazgos “espontáneos” que han tenido que dar la cara por la base trabajadora para exigir que antes que se vaya este gobierno cumplan con su obligación.

A estas alturas del tiempo el grave problema que tiene esta administración es que no hay dinero, porque misteriosamente ha desaparecido, no de ahora, hay que mencionar, las grandes fugas de los presupuestos chiapanecos que fueron más que evidentes se dieron en las elecciones del EDOMEX, que enviaron hasta a los mapaches más conocidos de la región para que sumaran y ayudaran allá, no hay que olvidar la elección de Quintana Roo, donde también hubo dinero público de Chiapas y de Tuxtla Gutiérrez, en particular.

A Edomex sólo se fueron hacer pijijisy gastarse el dinero de los viáticos porque estaba más que planchad, solo obedecieron la instrucción que salió de presidencia y que el inquilino de palacio obedeció; pero en Quintana Roo, las cosas fueron diferentes, allá se perdió todo lo que se ”invirtió” con excepción de Benito Juárez, que ahí sí ganó el alcalde al que le apostaron con el dinero de los chiapanecos; y que no dude usted que ya haya hoteles o negocios de políticos “verdes”.

Por qué no hay dinero en Chiapas, esa puede ser una de las respuestas.

Pero qué necesidad

La peor decisión que pudo haber tomado el gobernador sustituto de él mismo es pedir licencia en el senado y regresar a Chiapas, bien hubiera podido dejar a Willy Ochoa que ya  había aceptado ayudarle a calmar las aguas, y comenzar a dar soluciones aunque fueran pocas, pero por lo menos ya era otro rostro, otra forma, otro modo. Hoy las cosas fueran diferentes en muchos sentidos, la presión hubiera disminuido y la transición hubiera sido más tersa, pero cada cabeza es un mundo; y las ganas de seguir brillando en las pasarelas de la Conago, o el interés de querer “heredar” a huevo a su gente en la próxima administración, puede caber la hipótesis.

A %d blogueros les gusta esto: